lunes, 26 de marzo de 2018

San Roque en Alicante

de las Crónicas de la muy ilustre y siempre fiel Ciudad de Alicante, escrita por D. Rafael Viravens y Pastor, cronista del Excmo. Ayuntamiento de Alicante, año 1876.  Imprenta Carratalá y Gadea.

Esta ermita fué construida, según digimos, en el siglo XVI, y consagrada al insigne Santo á quien invocaron nuestros antepasados en días de tribulacion.
Levantado en las faldas del cerro de la Ereta, el edificio constaba de tres arcos de cantería en cada uno de sus lados: la techumbre era abovedada; y en una plataforma pavimentada de losetas de Manises se construyó el altar mayor, el cual tenia un retablo de madera con pinturas de algun mérito presentando interesantes pasajes de la vida de San Roque, cuya imágen de talla venerábase en un nicho formado en el centro.
En el exterior de la ermita, con la sencillez de su campanario, la modesta forma de su arquitectura y los parrales y pasionarias que hermoseaban sus alrededores, ofrecia un aspecto poético: sobre la puerta de entrada al Santo Titular, y al O. un pequeño jardin que producia rosas de Borneo, jazmines y otras flores.
Es tradicion en esta Ciudad que tres Sres. Obispos, afligidos en alta mar por un furioso temporal, hicieron voto de consagrar la primera iglesia de San Roque que encontrasen al saltar a tierra; y cuéntase que estos Prelados, al desembarcar en el puerto de Alicante, cumplieron su promesa en el Santuario de que hablamos, como así parecían indicarlo las cruces encarnadas que nosotros hemos visto puestas en los pilares del edificio.

Nuestros antepasados desplegaron siempre mucho interés en la conservacion de esta ermita de la cual cuidaban los canteros de Alicante, quienes en 1787 repararon la boveda y los arcos ya dichos contruyendo un muro para dar consistencia á los cimientos resentidos por las lluvias.
Desde la época en que se fabricó el Santuario hasta nuestros dias se ha celebrado en el mismo, el 16 de Agosto de cada año, una funcion religiosa en honor de San Roque.  Esta fiesta consistía en una Misa, sermon y procesion general, con asistencia del Cabildo de la Colegiata, los dos Cleros parroquiales y el Ayuntamiento que costeaba las funciones en cumplimiento de votos que ofreció la Ciudad cuando en 1559 se vió afligida por la peste.
A la vez que se efectuaban los indicados actos, los Alicantinos solemnizaban el dia de su Compatrono con demostraciones de alegria: en la velada de San Roque subia el pueblo á visitar la ermita, cuyo exterior se iluminaba profusamente, adornándose por tres dias las calles inmediatas con banderas, grimpolas y arcos de follage: en determinados puntos de esa parte de la Ciudad se construian pintorescas grutas, se formaban bonitas fuentes artificiales y hasta se figuraba el calabozo donde murió en Montpeller el ínclito varon motivo de aquel popular festejo; y los vecinos pasaban las noches en alegres bailes y entonando expresivos cantares el son de bandolas, guitarras y bandurrias, mientras en el terrado del Santurario sonaba una dulzaina invitando al vecindario á la bulliciosa fiesta.
En el año 1867, amenazando ruina la boveda de dicho eidficio, el Ayuntamiento proyectó su reparacion; pero como se llevó á efecto en 1869 se dispuso que se domoliera, quedando solo los seis arcos de cantería fabricados en el siglo XVI.
En 1875, cediendo la Corporacion Municipal á sus piadosos sentimientos y al natural deseo de gran número de personas que solicitaron la reedificacion de aquella ermita, arca santa de las plegarias de seis generaciones en dias de infortunio, acordó su inmediata reconstruccion, nombrando una Juan de vecinos que se encargó de procurar recursos para llevar á efecto la obre y cuidad de su buena administracion.
La citada Junta quedó constituida en esta forma: Presidente D. Julian de Ugarte, propietario.  Vice-presidente D. Florentino de Zarandona, Canónigo de la Colegiata de San Nicolás. Vocales D. Manuel de Elizaicin y Bertran de Lis, D. José Aguilera de Aguilera, D.Pascual Pardo y Gimeno y D. Tomás Gil.  Depositario D. José Joaquin de Sandoval, Baron de Petres; cabiéndole el honor de ejercer el cargo de Vocal-secretario al autor de esta Crónica.
.................

Las obras del nuevo Santurario se inauguraron en la tarde del dia 25 de Julio de 1875, asistiendo al acto, que fué brillante y somne, una Comision del Excmo. Ayuntamiento precedida de maceros con traje de ceremonia y compuesta de D. Julian de Ugarte, Presidente; D. José Brotons y Bellido, Teniente Alcalde; D. Pedro Encina, Síndico del Municipio, y de los Concejales D. José Soler y Sanchez, D. José Gadea y Gimenez, D. Juan Rodriguez Hernandez y D. Antonio Campos y Rodrigo

.....................


1 comentario:

MªDolores dijo...

¡enhorabuena!has hecho un trabajo impecable.