jueves, 3 de septiembre de 2015

Biografía Histórica de San Roque

Publicado en la Memoria 2003-2004 Nació en Francia, en la ciudad de Montpellier, el año 1295, de padres ricos. "Roc" o "Roque" era seguramente su apellido. En aquella comarca hubo otros "Roques" por aquel siglo. No sabemos su nombre de pila. Murió en 1327.- Fiesta 16 de agosto. Hoy día son raras las pestes en los países civilizados, porque están bien atendidos los medios de desinfección, y porque la medicina e higiene pública han progresado muchísimo. Pero antiguamente la peste era frecuente. Algunas comarcas eran especialmente perjudicadas de ella, por causa e las aguas o del clima riguroso. Sobre todo solía propagarse en tiempos de guerra, o cuando ésta había acabado; efecto de la suciedad de los campamentos y de las infecciones que contraían los soldados viviendo semanas y meses sin poder cuidarse de la limpieza más precisa. Una de las épocas en que la peste azotó más a los países cristianos del sur de Europa, particularmente Italia, fue la primera mitad de la decimocuarta centuria. Tenemos que atribuirlo al gran comercio que hubo en aquellos tiempos entre estos países y los de Oriente. Llegaban a los puertos del Mediterráneo muchos barcos orientales cargados de objetos primorosos y de riquísimas especias; pero también de gente sucia que no tenía medios de aseo, y que difundía las semillas de muchas enfermedades y fiebres de sus lejanas tierras. Numerosas ciudades y regiones fueron víctimas de epidemias horribles. Pues bien: en aquella época vivía un santo que curó innumerables apestados con la señal de la Cruz: San Roque. Su historia, especialmente la de su infancia y primera juventud, es muy oscura. Lo que nos cuentan los antiguos historiadores es que, ya desde niño, roque se distinguió por su corazón piadoso, de tal manera que encantaba a sus padres y a cuantos le conocían. A sus veinte años quedó huérfano de pare y madre. Encontrándose dueño de una fortuna considerable, se acordó del consejo de Jesucristo: "Si quieres ser perfecto, da tus bienes a los pobres y sígueme". Y he aquí que al momento lo puso en práctica. Como no tenía hermanos, cedió una parte de la herencia a un tío paterno, juntamente con todos los derechos que le pudiesen pertenecer desde entonces en adelante. Y hecho esto, vendió secretamente el resto de su hacienda y distribuyó su precio entre los necesitados. Descargado totalmente de los bienes de la tierra, se vistió de peregrino y emprendió viaje hacia Roma. Pidiendo limosna y sintiéndose feliz cuando se la negaban groseramente o cuando le asaltaban los perros de los cortijos, llegó a Aquapendente, ciudad italiana donde la peste estaba haciendo grandes estragos. Deseando prestar ayuda al prójimo, se presentó en el hospital, pidiendo que le admitiesen como enfermero. El administrador no quería acceder a esto, pues le inspiraba lástima verle, tan joven y delicado, exponiéndose a la muerte. Pero tanto y tanto insistió Roque en su petición y en decir que tenía segura confianza en Dios, que, al fin fue aceptado. Y comenzando su tarea, visitó uno por uno todos los lechos, haciendo la señal de la Cruz sobre cada uno de los apestados. Todos ellos se sintieron curados al instante. ¡Ya podéis figuraros el pasmo de todo el hospital ante semejante maravilla! Inmediatamente salió roque a la ciudad y curó, de la misma manera, a todos los enfermos que había en las casas. Comenzó a correr la voz de que era un Ángel enviado del Cielo para librarles de la epidemia. Querían hacerle una gran demostración de homenaje. Pero él, para evitar toda suerte de honor, huyó escondidamente. Antes de llegar a Roma, hizo semejantes milagros en la ciudad de Cesena, igualmente apestada. Una pintura de la Catedral lo recuerda. También encontró a la Ciudad Eterna atacada por tan horrible azote. Fueron numerosas las curaciones que hizo allí. Asimismo en los alrededores y en otras comarcas italianas, adonde se trasladó expresamente. En Plasencia tuvo un sueño en el que oyó la voz de Dios que le decía: "Siervo fiel, ya que has tenido bastante ánimo para dedicarte al cuidado de los enfermos por mi amor, tenla para sufrir la prueba que te voy a enviar". Al despertar se sintió atacado de una tina fiebre abrasadora y de unos dolores acerbadísimos, y levantó el corazón al Cielo, no para quejarse, sino para dar gracias a dios bondadoso, pues le daba una ocasión de sufrir por amor suyo. Lo colocaron en el hospital entre los demás enfermos víctimas de la epidemia. Sus dolores se agrabaron más todavía, de manera que no podía evitar dar grandes gritos. Cuando se dio cuenta que molestaba a los demás enfermos, se levantó de la cama y se dispuso a salir fuera de la ciudad hacia alguna cueva o refugio en que no molestase a nadie. Burlando la vigilancia del hospital, aunque con mucha dificultad para caminar, llegó a un bosque vecino de donde encontró una pequeña cabaña abandonada, que se sirvió de asilo. Sintiéndose devorado por la sed, alzó los ojos al Señor, diciendo: "¡Oh dios de misericordia!, os doy gracias porque me permitís sufrir por vos; pero ¡Oh señor!, no me abandonéis en mi tribulación". Al instante vio salir de una roca inmediata una fuente de agua cristalina y abundante. Apagando su sed con aquella agua milagrosa y lavándose frecuentemente en ella, se fue curando poco a poco. No lejos de la cabaña había unos grandes cortijos. El señor de una de ellos, llamado Gotardo, se dio cuenta que uno de sus perros arrebataba cada día de la mesa un panecillo y lo llevaba más allá de los campos. Lo siguió y vio con sorpresa cómo el animal ponía el pan en las manos de Roque. El señor pensó: "Este debe ser un santo, pues dios le sustenta de una manera tan maravillosa". Se acercó y le preguntó quién era. roque le respondió: "Apartaos de mí, que puedo contagiaros de peste". Pero Gotardo, reflexionando, se convenció de que se hallaba delante de un gran siervo de Dios, y comenzó a hablar con Él sin temor, y enseguida se hicieron grandes amigos, de tal manera que quiso imitarlo en su vida de pobreza y penitencia - como lo hizo efectivamente -. Renunció Gotardo a toda su hacienda y determinó vivir en una cueva del bosque, completamente olvidado del mundo y entregado a la contemplación de las verdades divinas. Roque lo ejercitó en alguna prueba durísima, como la de hacerle salir a mendigar por aquellos cortijos conocidos, cuyos moradores le tomaron por loco y lo llenaron de mofas e improperios. Al mismo tiempo lo fue instruyendo en el camino de la perfección y no lo dejó hasta que le vio entrenado en su nueva y santa vida. Mientras tanto Roque había oído la voz de Dios que le ordenó: "Roque, fiel siervo mío; ya que estás curado de tu mal, vuelve a tu patria, allí harás obras de penitencia; y prepárate para merecer un lugar entre los bienaventurados del Paraíso". En efecto, se sintió completamente curado y decidió obedecer el mandato del Cielo. La ciudad de Montpellier estaba en guerra, y así, al llegar, lo tomaron por espía. Como habían pasado unos cuantos años y el Santo estaba muy cambiado, nadie lo reconoció y él no quiso decir quién era. Se presentó como un pobre peregrino; nadie le creyó. Le apresaron y después de hacerlo ir de tribunal en tribunal, lo metieron en un calabozo infecto y oscurísimo en donde vivió cinco años, ejercitándose en el ayuno y la oración, en la que pasaba todo el día y la mayor parte de la noche. finalmente, una luz misericordiosa iluminó el calabozo, y Roque oyó que Jesucristo le decía: "Ha llegado tu hora, y quiero llevarte a mi gloria. Si tienes alguna gracia que pedirme, hazlo ahora mismo". El santo prisionero le pidió nuevamente el perdón de sus culpas y que fuesen preservados o libres de la peste aquellos que acudiesen a su intercesión. Poco después murió dulcemente. Del calabozo salían unos rayo de luz brillantísima. El cuerpo del Santo resplandecía y a su lado se encontró una tablilla con esta inscripción: "Todos los que imploraren la intercesión de Roque, se verán libres del terrible azote de la peste". La nueva de estas maravillas se extendió rápidamente por la ciudad. La gente quería ver al Santo. Su tío reconoció el cadáver, y dispuso que se le hiciesen exequias triunfales, en las que tomó parte todo el pueblo. El cuerpo fue sepultado primeramente en la iglesia principal, y más tarde en una capilla edificada expresamente en honor de San Roque. Hoy es una iglesia magnífica, adonde acuden devotas muchedumbres para pedir su protección contra las enfermedades contagiosas.

EL PERRO DE SAN ROQUE: ¿GUINEFORT, MELAMPO Ó GOZQUE? por Alfonso Rueda Nevado

      La imagen de San Roque siempre se ve acompañada de su
inseparable perro, su fiel amigo. Lo más extendido sobre este animal es la parte del trabalenguas que dice "El perro de San Roque no tiene rabo porque Ramón Ramírez se lo ha cortado." No obstante este perro tiene una gran importancia en la vida de San Roque, llegando incluso a ser santificado.
     En alguna de las ocasiones en las que realicé visita a Pedro Montoro, hace ya algunos años, cuando realizaba las imágenes de nuestro patrono, me preguntó si conocía el nombre del perro de San Roque, a lo que le respondí negativamente porque la verdad es que nunca me había ocupado de ello. Entonces me informó que había llegado a conocer el nombre del perro a través del autor del trono con el que actualmente procesiona San Roque. 
 

     Me facilitó el libro FIESTA Y RITO EN LA EUROPA MODERNA, de Edward Muir, Profesor de Historia en la Northwerstern University y especialista en historia del Renacimiento italiano. 
     En la página 20 y 21 el autor del libro hace referencia al perro de San Roque al que llegaron a denominar San Guinefort. 
      Según este autor, GUINEFORTera un perro de intachable fidelidad. Cuando San Roque mientras curaba a los enfermos contrajo la peste, estuvo a las puertas de la muerte, Guinefort le llevaba comida hasta que se curó. 
     Otros autores recogen que su dueño era Gottardo Pallastrelli, hombre acomodado que comenzó a ver como su perro cogía pan de la mesa y abandonaba la casa. Decidió seguirlo y así descubrió que le llevaba el pan a San Roque, a quién se llevó a su casa para cuidarlo.
      Una vez curado, San Roque volvió a Montpellier y acusado de espionaje fue encarcelado, muriendo en la cárcel, posiblemente en 1378.

     Después de morir San Roque, Guinefort fue sacrificado por un
 padre, que al ver la cuna de su hijo volcada, creyó que el perro había matado al bebé, cuando en realidad el perro había defendido a la criatura del ataque de una serpiente venenosa. A partir de ahí, San Guinefort se convirtió en el centro de un culto encaminado a curar a los niños enfermos: el perro había confiado más en los humanos que éstos en él. El culto a un perro santificado sería ridiculizado por las autoridades protestantes y suprimido discretamente por las autoridades católicas ilustradas, la hagiografía de Guinefort representaba los sentimientos de ansiedad que invadían a los seres humanos, pensando que los niños necesitaban toda la ayuda médica, mágica y espiritual que pudieran conseguir.
     Sin embargo, otros autores dan otros nombres a este perro. Uno de ellos es el de MELAMPO. En la localidad gaditana de San Roque existe una Sociedad Protectora de Animales con la denominación de Melampo, precisamente en honor al perro de San Roque.
     Ildefonso Rueda Jándula en su libro "SAN ROQUE, Patrón de Arjonilla", le denominaGOZQUE. En las búsquedas sobre este nombre sólo he encontrado que gozque es un perro callejero sin raza definida o pedigree, pequeño, ladrador, inteligente y astuto.
     Sea cual sea el verdadero nombre del perro de San Roque, eso es lo de menos, lo que sí tenemos que recordar es la importancia de este animal que cuidó de nuestro querido patrón San Roque consiguiendo su curación tras la intervención de su amo.


 

2 comentarios:

...LaVi... dijo...

Me gustaria saber de donde saco toda la informacion , gracias

...LaVi... dijo...

Me gustaria saber de donde saco toda la informacion , gracias